EL GLOSTER: UNA RAZA ¿CUANTOS ESTÁNDARES?

    El Gloster es la raza de canarios en la forma y posición de pluma lisa más criadas en Italia y probablemente una de las razas más criadas también en el mundo. De origen inglés, ha experimentado una evolución natural a lo largo de los años, parcialmente impulsada por criadores que han determinado sus características más sobresalientes, como la corona, la cabeza, la longitud y muchos otros aspectos.

          Estas características producidas artificialmente, establecidas por selección y que responden a un estándar bien codificado: la representación precisa de las características morfológicas. El estándar describe la raza en su apariencia general y en los detalles de las partes anatómicas individuales; detalla las formas, las proporciones, las relaciones mutuas entre las partes del cuerpo, así como los defectos que deben conducir a la exclusión de los sujetos “defectuosos” de la reproducción, para hacer una selección de individuos destinados a perpetuar ciertas características en la descendencia.

         Para la raza  Gloster, estas características se codificaron hace casi un siglo y nunca se han modificado. La norma fue elaborada por las instituciones que protegen a la raza en el país de origen, Inglaterra en este caso, y luego sometida a la aprobación de los organismos competentes, nacionales e internacionales. En todo el mundo opera la Asociación Internacional de Criadores de Gloster (IGBA), organización de criadores recientemente afiliada a la COM para lograr el objetivo de proteger y promover la raza y, por supuesto, tiene como objetivo principal proteger el cumplimiento de la norma. En Italia hay dos clubes de pura raza con el objetivo de proteger el estándar Gloster, ambos son obviamente reconocidos por FOI-ONLUS y uno de ellos, la Sociedad Italiana de Gloster (IGS) también está afiliada al IGBA. La aceptación de la norma por parte de estos organismos le ha conferido y le confiere el estatus de raza reconocida. Se deduce que una vez que se ha elaborado un estándar, la crianza y selección deben apuntar a criar, en la carne y el hueso, el ideal representado por el patrón; y también se deduce que ningún criador puede influir en la selección, estimulando una forma diferente a la oficial. No hace falta decir que no puede haber un estándar Gloster FOI, por el simple hecho de que el estándar es único y es el inglés.

          Sin embargo, no cabe duda de que la raza, a lo largo de las décadas, ha evolucionado y hace varios años que los ejemplares expuestos, y sobre todo los ganadores, se vuelven más redondos: ha habido, en particular, alargamiento de los diámetros transversales (especialmente de los hombros) y el acortamiento del cuello, así como de las extremidades, el pico y las piernas. El tamaño señorial o, mejor, la longitud, ha sido sobre-enfatizada en el pasado, haciendo que el Gloster pierda la redondez necesaria y esto es un forzamiento de la norma original: de hecho, no proporciona ninguna medida numérica relativa a la longitud y se limita a especificar “tender a diminutivo”. Inglaterra, al no fijar ningún coeficiente numérico a la longitud, sugiere claramente que existen otras características fundamentales de la raza y que una vez que se obtiene la forma deseada, el sujeto más corto será mejor; por lo tanto, la longitud nunca debe considerarse como el primer criterio de elección. A esto, agregamos que los 11 cm prescritos por los estándares COM y FOI son pura utopía y que nunca existirá un Gloster de 11 cm de largo desde el pico hasta la cola.

         Por todas estas razones, creemos que los criadores, en todo el mundo, deben cumplir con el estándar oficial del país de origen, que proporciona una longitud que tiende a diminutivo y no a 11 cm. En este sentido, el manifiesto de la  Comisión Técnica Nacional del Canario de  Forma y Posición  de Pluma Lisa ha lanzado, a través de la FOI, una pregunta dirigida al órgano competente del COM-OMJ, para que se respete el estándar original en inglés. Añadimos, sin embargo, que Inglaterra misma ha iniciado el procedimiento de “actualización” o más bien de “actualización” del diseño original, con el objetivo de hacer un canario diferente del creado en el siglo pasado. En este punto, solo tenemos que esperar la actualización oficial y adaptarla en consecuencia, sin personalizar el estándar.

Texto: Traducción del artículo de la revista Italia Ornitológica, escrito por los grandes criadores y jueces: Gianluca Todisco, Claudio Capozzi, Nicola Giordano